Imprimir esta página

Carlos Osoro

Carlos Osoro, Arzobispo de Madrid. Mi amistad con Poveda, 1994.

Hablar de Dios nunca ha sido fácil, aún cuando siempre es necesario. Y hablar en referencia al hombre, es decir, de un Dios que conmueve fundamentos es más arriesgado porque podemos dar la media vuelta como el joven del Evangelio.

Callar sobre Dios siempre ha sido posible. Pedro el amigo de Dios nunca calla. Habla con firmeza y crea confianza. En aquellos momentos primeros de mi existencia sacerdotal era necesario que alguien me hablase claro. Y lo hizo Pedro Poveda. Él percibía mis necesidades en aquellos primeros momentos (…) Me impresionó su fe, su claridad, su serenidad y su capacidad de ayuda. Hoy tengo que agradecerle aquellas primeras palabras:

“No tienes otro camino. No pierdas tiempo en tonterías y lo son todas las cosas que no parten de Dios y van a Dios y se hacen por Dios” (Pedro Poveda, 1925)